5 razones por las que debes evitar cruzar las piernas

El hábito de cruzar las piernas por tiempo prolongado tiene algunos efectos negativos sobre la salud. ¡Descúbrelos!

La mayoría de mujeres, y algunos hombres, tienen la costumbre de cruzar sus piernas cada vez que tienen la oportunidad de sentarse.

Esta postura, que suele asociarse con la elegancia y sensualidad, es un gesto que adoptamos casi de manera inconsciente debido a la sensación de comodidad que nos causa.

No obstante, hace algún tiempo se viene advirtiendo que su práctica regular conduce a una serie de daños, que a largo plazo desmejoran la calidad de vida.

Si bien en su momento no causa dolor ni otro síntoma parecido, poco a poco va ocasionando inconvenientes a nivel circulatorio y en otras partes del cuerpo.

5 razones por las que debes evitar cruzar las piernas
© demphoto – Fotolia.com

Es muy importante que seamos conscientes de todos esos posibles efectos que podemos padecer cuando cruzamos las piernas muy a menudo.

Como sabemos que muchas aún los desconocen, a continuación vamos a revelar los principales. ¡Presta atención!

Mira por qué deberías evitar cruzar las piernas

1. Hipertensión arterial

En el aumento de la presión arterial influyen muchos factores. Sin embargo, se ha podido comprobar que las personas que cruzan por tiempo prolongado sus piernas tienen más riesgo de padecerlo.

Según las investigaciones que se han hecho al respecto, el superponer una pierna sobre la otra sobrecarga de tareas el corazón y lo hace trabajar a mayor ritmo.

Sin embargo, en otros estudios se determinó que esa presión disminuye unos minutos después de volver a poner las piernas en una posición normal.

Visita además: 5 pasos para conseguir unas piernas perfectas.

2. Dolor y pesadez en las piernas

En un principio la posición es cómoda y no causa mayores problemas cuando tan solo se adopta unos minutos.

El inconveniente surge después de un tiempo, cuando las piernas empiezan a tener dificultades circulatorias y articulares.

Quienes no evitan este hábito son más susceptibles a tener más episodios de dolor y pesadez en las piernas.

3. Venas várices y arañitas

Uno de los peores problemas estéticos y circulatorios de la mujer también puede derivarse de la práctica de cruzar todo el tiempo las piernas.

Tanto las venas várices como las populares arañitas, indican una dificultad en el sistema circulatorio debido al debilitamiento de las válvulas que mantienen el flujo sanguíneo en su dirección adecuada.

No obstante, los expertos son claros al decir que estas suelen tener más relación con cuestiones hereditarias.

Lee también: Cómo utilizar aloe vera y vinagre de manzana para combatir las várices.

4. Dificultades en la columna vertebral

Aquellas personas que en su lugar de estudio o trabajo permanecen con las piernas cruzadas tienden a tener una postura más encorvada y poco saludable para la columna vertebral.

La posición hace que haya más presión sobre un solo lado, lo que evita que se llegue a tener una buena posición del resto del cuerpo.

La mala distribución del peso, con el paso del tiempo conduce a padecer constantes dolores de espalda y tensión en los músculos.

5. Problemas con la articulación de la cadera

Una parte delicada que se ve comprometida por la constante presión que se produce al cruzar las piernas es la articulación de la cadera. Esta puede salirse de su eje, desplazando un poco el muslo respecto a su lugar original.

Este no es una consecuencia inmediata, pero con los años hace que la cabeza del fémur y la cavidad del hueso ilíaco no encajen bien.

Lee también: Rutina semanal para tener glúteos y piernas perfectas.

¿Conocías estos peligros? Ahora que sabes que se trata de un hábito perjudicial, más te vale que trates de evitarlo tanto como puedas.

Sobre este post