5 beneficios para el organismo que desconocías del tomate

Si eres de las personas que utiliza el tomate en su dieta diaria, entérate para qué sirve y recomiéndaselo a tus amigas

Quizá nunca hemos ido más allá de los usos que le damos al tomate en la cocina, por lo general es uno de los ingredientes más utilizados en la cocina alrededor del mundo.

Tenemos claro que su sabor con respecto a la preparación de diversos platos es el toque que todo almuerzo y cena necesitan para tener un sabor más delicioso y gustoso, pero ¿qué pasa si vamos más allá y dejamos de ignorar para qué sirve el tomate en nuestro cuerpo?

5 beneficios para el organismo que desconocías del tomateEl tomate es un fruto visto mucho más como una hortaliza, los invitamos  conocer los beneficios que presenta esté para el organismo, quizá así se animen a consumirlo en más cantidades.

Contribuye a reducir el colesterol

Cuando consumimos regularmente el tomate ayudamos al organismo a reducir considerablemente los excesos del LDL, éste es considerado como el ‘colesterol malo’ y se aloja en diversos alimentos que comemos con  frecuencia.

Por lo general, los alimentos freídos son los que más contienen este tipo de colesterol, llevando al cuerpo a formar reservas adiposas mucho más grandes, las cuales con el transcurso del tiempo pueden ser nocivas para el sistema circulatorio.

Por suerte cuando consumimos tomate podemos contrarrestarlo, de la misma manera que a los triglicéridos que transitan libremente en la sangre.

Un fruto antioxidante

Gracias a sus propiedades ricas en licopeno y vitamina C, los cuales son antioxidantes naturales por excelencia, el tomate es considerado como un fruto antioxidante en general.

Cuando consumimos éste de manera consecutiva nos ayuda a combatir la degeneración provocada por el paso del tiempo; además, tales propiedades también luchan contra algunos radicales libres, causantes de diversos daños celulares, no sólo en la piel, sino en todo el organismo.

Protege al corazón

Como lo habíamos nombrado anteriormente, el consumo de éste protege el sistema circulatorio, en el cual y por obvias razones, está involucrado el corazón, considerado como ‘el cerebro’ de todo el sistema circulatorio en general.

Algo que también habíamos nombrado anteriormente, es que el tomate contiene grandes cantidades de licopeno, el cual se encarga de prevenir la oxidación de los lípidos séricos, a su vez contrarrestando padecimientos de carácter cardiovascular.

Disipa el dolor crónico

Padezcamos o no de diferentes dolores, recomendamos consumir tomate en nuestra dieta habitual, ya que contiene carotenoides y flavonoides, compuestos que se conocen más comúnmente como antiinflamatorios.

Al tener estas propiedades en el organismo las probabilidades de padecer dolores crónicos disminuyen, de la misma manera sucede en el caso de ya padecer uno, ayuda a disiparlos por completo.

Por lo general el dolor crónico es producido por una intensa inflamación y las zonas más propensas del cuerpo son las articulaciones y la espalda.

Ayuda al cabello y la piel

El tomate no sólo se come en ensaladas o alimentos en sí, también se puede utilizar en mascarillas u otros tratamientos estéticos, esto gracias a la presencia de la vitamina A.

Tal vitamina ayuda ampliamente a la salud de la piel, tanto de nuestro rostro y cuerpo, como la de la cutícula del cuero cabelludo, desencadenando un cabello sano y fuerte, y una piel brillante y suave.

Sobre este post