4 recomendaciones para conseguir una piel más suave

Si buscas que tu piel se encuentre en la mejor de las condiciones con respecto a la suavidad llegaste al lugar indicado, no te vayas sin leer algunas recomendaciones que tenemos para ti

Siempre, en todo momento se querrá tener la piel en la mejor de las condiciones, no solo porque es nuestra carta de presentación ante el mundo, sino porque es el órgano más grande encargado de cubrir el cuerpo; ponemos en una balanza tanto la salud como la estética y si somos objetivos ésta debe estar en completo equilibrio.

Normalmente al hablar de una piel en buenas condiciones nos referimos a una piel con una imagen poco o nada maltratada, hidratada, tonificada y suave, a pesar de ser puntos aparte todos pueden lograrse a través de la búsqueda de uno solo; por ejemplo: realizamos esfuerzos para que ésta se encuentre hidratada, mientras lo hacemos comienza eliminar los signos del maltrato logrado por las impurezas del ambiente.

La resequedad es uno de los principales problemas a la hora de buscar una piel completamente suave e hidratada, por ello les enseñaremos algunas recomendaciones para conseguir un piel mucho más suave.

4 recomendaciones para conseguir una piel más suaveHidratarla

Aplicar productos estéticos sobre ella es una gran alternativa para conseguir la mejora del aspecto de la misma, sin embargo, la aplicación de estos puede ser peligrosa debido a la gran cantidad de químicos que posee, por ello se recomienda aplicar productos completamente naturales.

Para hidratar la piel adecuadamente podemos recurrir a cualquier aceite esencial de origen vegetal; si lo hacemos lo más recomendable es aplicarlo después de una ducha con agua caliente (antes de secarnos) para que la piel absorba adecuadamente los nutrientes.

Tomar buenas cantidades de agua

Al hablar de hidratar la piel, como en el punto anterior, se nos hace extraño no mencionar el agua en ningún momento; no obstante, la hidratación adecuada con respecto a la piel debe hacerse tanta externamente como internamente, justo allí es donde actúa el líquido preciado.

Los alimentos en general suelen tener agua entre sus componentes, a pesar de ello debemos ingerir cantidades considerables de agua a diario; también se debe tener en cuenta que el consumo debe ser relativo a la actividad física que se realiza durante el día.

Relajarse

La relajación no es algo que agradecerá solamente la piel, en realidad el organismo en general se sentirá en perfectas condiciones; pero qué tiene que ver este proceso en la suavidad de nuestro órgano más grande.

Algunos problemas de la piel están asociados con desordenes nerviosos o con estrés, por tal razón no basta con hidratarla, la idea es buscar alternativas para sentirse más tranquilo, unas vacaciones, un cambio de rutina, incluso recurrir a plantas medicinales.

Exfoliarla

En la mayoría de las ocasiones la suavidad de la piel se pierde gracias al exceso de células muertas que la recubren, evitando la oxigenación de los tejidos cutáneos y la regeneración de la dermis, por lo anterior se recomienda exfoliar toda la piel.

Al momento de recurrir a esta práctica se recomienda hacerlo por lo menos una vez cada quince o veinte días; además lo más acorde es recurrir a elementos de origen natural como el azúcar, el bicarbonato de sodio, la sal marina, el café.

Sobre este post