4 prácticas que pueden engordarte sin darte cuenta

Si te descuidas puedes perder tu línea en cualquier momento, aquí te mostramos algunas prácticas que pueden engordarte sin que te des cuenta

Existen diversos mitos con respecto a la ganancia de peso o, para ser más específicos, engordarse; una de los más importantes y del que todos suelen hablar es el de la alimentación.

Hay que tener en cuenta que sí somos lo que comemos, pero el mito no es ese como tal, éste habla acerca de la alimentación, la cual es la única que lleva a engordarnos y con el paso del tiempo a llegar al sobrepeso o peor aún a la obesidad.

Sin embargo, a pesar de que la alimentación infiere en la ganancia de peso, es la que nos nutre y nos da la ‘gasolina’ para nuestro día a día, ésta debe ir acompañada de una buena rutina de ejercicio físico o una vida activa físicamente.

4 prácticas que pueden engordarte sin darte cuentaDejando en claro lo anterior les mostraremos algunas prácticas regulares que llevan a engordarnos sin siquiera caer en cuenta. Comencemos.

Adquirir los hábitos de otras personas

Existe la forma de adquirir costumbres y hábitos de otras personas sin darnos cuenta, esto sucede inconscientemente y cuando pasamos gran parte del tiempo compartiendo con ellas.

A pesar de eso, debemos recapacitar y tener carácter con respecto al tipo de costumbres que tenemos arraigadas en nuestra mente; ustedes se preguntarán, ¿qué tiene que ver esto con engordarse? Tiene que ver y mucho, ya que algunas personas con las que nos relacionamos no tienen hábitos alimenticios buenos o su estilo de vida es sedentario; si nos descuidamos, a la larga terminamos actuando como ellos.

Consumir café

El café por sí sólo es un alimento efectivo para bajar de peso y aunque se lea contradictorio hace parte de nuestra lista de prácticas que nos pueden engordar sin darnos cuenta.

A pesar de acelerar nuestro metabolismo, muchas personas suelen consumir el café con cantidades excesivas de diversos productos, completamente nocivos para el organismo, un ejemplo claro de ello es el azúcar; aunque también suelen acompañarlos de crema batida y chispas de chocolate, la combinación perfecta para engordar sin saberlo.

Evadir las comidas

Muchas personas piensan que evitar comer ayudará en esa dieta ‘estricta’ para bajar esos kilitos de más, sin embargo están completamente equivocados.

Cuando nos saltamos las comidas le estamos dando información al organismo bastante errada de la realidad, éste por sí mismo creará un ambiente de supervivencia y buscará a como dé lugar alimentarse, fomentando la acumulación de tejido adiposo.

Aparte de ello no comer de forma normal hará que el metabolismo corporal se vea ampliamente afectado, volviéndose muy lento.

Utilizar cuanto ‘atajo haya’

Cuando nos referimos a un ‘atajo’ hablamos de unas escaleras eléctricas, un elevador o una rampa automática; éstas sólo fomentan la pereza de nuestro organismo.

La actividad física es un factor muy importante en nuestra vida, más aún, si somos de los que procuramos cuidarnos, sin embargo, utilizar dichos artefactos sólo hacen que engordemos con el paso del tiempo y sin darnos cuenta; es por eso que no debemos perder la oportunidad de utilizar las escaleras convencionales, nuestro organismo nos lo agradecerá.

El estrés

Al momento de estar estresados o ansiosos el cuerpo siente la necesidad de comer, esto se debe a una hormona llamada cortisol, segregada especialmente en estas situaciones.

Lo vemos como algo inofensivo e incluso lo pasamos por alto; debemos procurar suprimir el estrés y evitar comer de más.

Sobre este post