4 consejos para tener un cabello saludable

Si hay algo que debemos lucir día a día es nuestro cabello, sin embargo, puede encontrarse falto de brillo y suavidad. Sigue nuestros consejos para conseguir un cabello saludable

La belleza comienza por los aspectos físicos, encontrarnos en buenas condiciones de salud hace que brindemos una imagen renovada, fuerte y alegre al mundo; la idea es sentirnos constantemente renovadas, no sólo en nuestro plano espiritual sino en nuestro aspecto físico, como lo nombrábamos anteriormente.

Si queremos sentirnos bien con nosotras mismas debemos comenzar en fijarnos en nuestros segmentos corporales, sin olvidarnos, claro está, de uno de los componentes más importantes para nuestra estética, el cabello.

Un cabello saludable no sólo provoca envidia, también irradia belleza, estilo, sensualidad y seguridad a nosotras mismas y el entorno en el que nos desenvolvemos a diario.

4 consejos para tener un cabello saludablePara llegar a tener en óptimas condiciones no es necesario recurrir a métodos imposibles, basta con que sigan la serie de consejos que les expondremos a continuación.

Cepillar nuestro cabello a diario

Muchas de nosotras tenemos el problema de que queremos el cabello más largo, pero realmente no encontramos la manera de lograrlo, pese a eso, lo único que debemos hacer es utilizar el cepillo o el peine todos los días.

Además, cepillar nuestro cabello, por lo menos tres veces al día como mínimo, también ayuda a que el cabello se vuelva más sano y lindo.

Se recomienda que una de estas veces sea justo antes de irnos a dormir; cepillar el cabello estimula la circulación sanguínea que irriga al cuero cabelludo, haciéndolo crecer mucho más rápido de lo normal.

Utilizar acondicionador

Quizá no es un secreto o algo considerado del ‘otro mundo’, ya que el uso del acondicionador es casi como un ritual para nosotros, pero en esta ocasión lo que les aconsejamos es que inviertan el orden con el que utilizan el acondicionador.

Nos referimos a que, cuando se estén lavando el cabello, utilicen en primer lugar el acondicionador y justo después el champú.

Se preguntarán por qué; si lo hacemos de esa manera el cabello se hidratará de mejor manera, logrando que nuestro cabello obtenga más brillo y suavidad.

Usar agua fría

Una de las cosas primordiales que debemos tener en cuenta a la hora de usar agua fría es que no necesariamente tenemos que bañarnos absolutamente toda con agua completamente helada, además el agua para el cabello debe ser entre fría y templada, ese es el punto perfecto.

El agua fría produce en el cuero cabelludo efectos bastante positivos, sellando las cutículas, efecto contrario produce el agua caliente en la piel de nuestra cabeza, limitando al cabello a la hora de tener más brillo y sedosidad.

No abusar o excederse

En algún lugar hemos escuchado que todos los excesos son perjudiciales y algo de razón han de tener; nosotras con lo que al cabello respecta, por lo menos la mayoría, utilizamos planchas o secadores en exceso, cometiendo un grave horror.

Procuramos hacer lo mejor por nuestra belleza estética, el problema con ello es que terminamos afectando la salud y el bienestar de nuestro cabello; para prevenirlo debemos utilizar secadores iónicos, también reducir el tiempo de uso y no hacerlo todos los días; notaremos cómo mejora la condición de nuestro cabello.

Sobre este post