4 alternativas caseras para tratar un callo

Las molestias, no sólo estéticas, sino médicas que causa un callo son demasiado perturbadoras. Deshazte de ellos con la ayuda de estas alternativas ¡No te las pierdas!

Absolutamente ninguna persona está libre de padecer un molesto y terrible callo; a parte del mal aspecto que éste le otorga a nuestros pies, también puede llegar a tratarse de un problema supremamente doloroso.

Cuando hablamos de un callo nos referimos a un problema cutáneo, el cual se produce gracias a la excesiva fricción de la piel, causando una dureza e irritación en la zona afectada por el mismo.

Aunque su principal causa es la fricción excesiva, un callo también puede aparecer por el uso de calzado apretado, deformaciones en los pies o humedad en la zona de la piel que se llega a afectar.

Existen personas que padecen este tipo de problema que aseguran no sentir dolor alguno, por el contrario, otros grupo de personas expresa sentir bastante dolor y busca el medio que sea para deshacerse del problema.

Aunque los callos son propios de los pies, las manos también pueden llegar a padecerlos, pero es poco usual que llegue a suceder.

4 alternativas caseras para tratar un callo¿Cómo tratar un callo?

Doloroso o no, un callo no da la mejor imagen, lo que puede llegar a afectar nuestra autoestima con nuestra pareja, e incluso, llevarnos a dejar de utilizar zapatos abiertos por la vergüenza de ser observados, por suerte existen formas de tratar este molesto problemas y éstas se las mostraremos a continuación.

Limón

Éste es conocido gracias a sus propiedades las cuales contribuyen para que la piel no se agriete; el agrietamiento de la piel es una de las características principales del callo, especialmente cuando se aloja en los pies.

Basta con utilizar el zumo o la cáscara, si optamos por usar la cáscara debemos hacerlo por la parte de adentro (la parte blanca).

Una de las características principales del limón es la prevención de infecciones, evitando que éstas se alojen en la piel afectada por el callo.

Aspirina

Cuando hablamos de la aspirina no nos referimos a ingerirla, aunque se trate de su uso principal; a pesar de ello, la aspirina tiene otros usos, los cuales están ligados a la piel.

Uno de estos usos es el de tratar los callos alojados en la piel, todo gracias a sus propiedades antiinflamatorias, las cuales reducen el tamaño de estos considerablemente; para esto se recomienda triturar algunas aspirinas, mezclarlas con agua y aplicarlas.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es conocido por su gran participación en tratamientos medicinales y cosméticos ligados con la piel, uno de ello, y quizá, el más importante, es el de exfoliar naturalmente los tejidos cutáneos.

Podemos realizar una exfoliación en la zona donde se encuentra albergado el callo, disminuyendo su tamaño, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, y a su vez combate hongos que pueden empeorar la situación del mismo.

Manzanilla

Generalmente el dolor es el que causa la mayor molestia en las personas que padecen de callos, éste producido gracias a la excesiva fricción que se presenta de la piel afectada con otro tipo de objeto.

Para evitar que éste se produzca recurriremos a la manzanilla, basta con sumergir los pies en una infusión de ésta para producir un efecto calmante y relajante en los pies.

Loading...

Sobre este post