3 razones por las cuales pueden llegar a dolerte los senos

Los senos son una región íntima bastante sensible, en ocasiones puedes presentar dolor allí, mira de qué se trata

Los senos son una de las zonas íntimas más sensibles que posee la mujer, claro que son bastante sensibles, pero su sensibilidad varía según el estado hormonal en que se encuentra la persona.

En el marco del ciclo menstrual, la aglomeración de progesterona en el organismo hace que el cuerpo en general se encuentre en un estado de sensibilidad aumentado, donde, por supuesto, los senos se encuentran incluidos, siendo aún más propensos a padecer algún dolor.

Más allá de las hormonas, estos también pueden presentar cuadros de dolor cuando la presión o el roce se hacen constantes y de forma inadecuada; sin embargo, las razones pueden ser mucho más elaboradas a la hora de sufrir un dolor en esta zona del cuerpo.

Por lo anterior, les mostraremos algunas razones por las cuales puede llegar a doler esta zona del cuerpo.

3 razones por las cuales pueden llegar a dolerte los senosQuistes

Al hablar de quistes, nos referimos, por obvias razones, a los quistes en los senos; estos son mucho más comunes en las mujeres de lo que se puede llegar a pensar, por suerte son bolsas benignas albergadas en las glándulas mamarias.

Pese a ello, pueden llegar a ser inmensamente dolorosas y por lo tanto, necesitar de intervención quirúrgica, con el fin de tratar adecuadamente, tanto el dolor como un problema, que a futuro, se puede tornar más complejo y peligroso.

Su aparición se debe, en el mayor número de casos, a cuestiones hormonales, sin embargo, también pueden llegar a aparecer cuando los senos van aumentado su tamaño; prácticamente crecen con ellos.

Se recomienda visitar al médico de cabecera o confianza y evitar algunos alimentos como la gaseosa y el chocolate.

Mastitis

Este padecimiento es, quizá, uno de los más conocidos entre las mujeres, el dolor que produce es muy intenso, y esa es una de las razones por la cual ha tomado tanta fama.

Se trata de la obstrucción en los conductos que guían la leche desde el seno hasta el exterior del mismo; este problema viene acompañado de una inflamación intermedia y, como nombramos anteriormente, un intenso dolor.

Existen otros síntomas, los cuales aparecen cuando la mastitis está mucho más avanzada, entre estos sobresalen el malestar general, la fiebre, el enrojecimiento, la sensación de dureza, entre otros.

Éste puede ser prevenido, la idea es drenar constantemente la leche que se queda albergada en el seno, por lo menos cada dos horas como máximo, además, luego de hacerlo, se debe aplicar una crema para humectar el pezón.

En caso de no prevenirse, se debe recurrir al médico de confianza y solicitar el tratamiento adecuado.

Alimentación

Existen diversos alimentos, los cuales pueden causar dolor en diferentes partes del cuerpo; los senos no se salvan y también suelen ser víctimas de algunos de ellos.

El objetivo principal de los alimentos es aportarle energía al organismo, en pocas palabras, son el combustible para afrontar el día a día; alimentos como el chocolate, la comida rápida, las crispetas, las frituras, los frutos secos, y otros, pueden llegar a producir dolores intensos en los senos.

Sobre este post