10 tips para lograr una cintura pequeña

La cintura es una parte del cuerpo en donde se suelen acumular con mayor facilidad las grasas, además en esta zona es donde más se hace visible que una persona lleva una vida sedentaria.  Debemos que tener en cuenta que no todas podremos llegar a tener una cintura de 60 centímetros, ya que los huesos de nuestra cintura son más anchos y puede que aunque no tengamos nada de grasa no se haga más pequeña de lo que deseamos, pero con una serie de ejercicios localizados fáciles y sin salir de casa, podrás conseguir una cintura moldeada, firme y pequeña, solo es cuestión de querer, de tener disciplina, constancia y además de seguir al pie de la letra los ejercicios que aquí mencionamos.

Se que al comienzo puede ser difícil y más si jamás has hecho ejercicio, además que los resultados no los verás en poco tiempo sino que es todo un proceso, no pierdas la esperanza de lograrlo, trata de comer mucha fibra, tomar mucha agua  y eliminar las grasas de tu dieta, de esta forma tu cuerpo comenzará a digerir mejor los alimentos, eliminarás toxinas y grasas acumuladas.

Los consejos para lograr una cintura pequeña son los siguientes, recuerda que debes tomar mucha agua antes, durante y después de hacer ejercicios, comienza con sesiones cortas y despacio, poco a poco verás como tu cuerpo irá pidiendo más fuerza y las sesiones se harán más largas y constantes. Para evitar el dolor del siguiente día realiza un calentamiento previo y después del ejercicio como caminar, correr o montar en bici.

Consejos para conseguir una cintura pequeña

10 tips para lograr una cintura pequeña

1. Puedes comenzar haciendo abdominales tendida en una colchoneta, recuerda comenzar con pocas y con el paso del tiempo ir aumentando la intensidad y cantidad, no coloques tus manos apoyándote en la cabeza, ponlas en las sienes o sobre el pecho.

2. De pie con las piernas ligeramente abiertas y los brazos detrás de la nuca, gira el torso hacia un lado y luego hacia el otro acompañando el movimiento con los brazos y la cabeza. Es bueno que hagas muchas repeticiones de este ejercicio pero hazlo de manera lenta y haciendo énfasis en la cintura para evitar lesiones.

3. De pie con los brazos detrás de la nuca, las piernas ligeramente separadas y el torso inclinado hacia adelante con la espalda recta (de forma tal que se forme con las piernas un ángulo de 90º), gira el torso hacia un lado y luego hacia el otro acompañando el movimiento con los brazos y la cabeza. No te apresures, tómate tu tiempo, luego verás que la flexibilidad aumenta y es más fácil de realizar.

4. Sentada en una silla con el cuerpo levemente hacia atrás, los brazos detrás del cuerpo agarrando con las manos la silla, las piernas estiradas suspendidas paralelas al piso, realiza una contracción tratando de tocar con las rodillas el pecho. Luego las ubicas en la posición inicial. Trata de hacer pocas repeticiones al comienzo y luego auméntalas según tus capacidades.

5. Acuéstate en el suelo con las piernas juntas estiradas y los brazos a los costados, levanta las dos piernas a la vez sin despegarlas una de la otra hasta formar un ángulo de 90º con el tórax. Baja lentamente las piernas hasta volver a la posición inicial.

6. De pie con las piernas abiertas y los brazos extendidos hacia los costados inclínate hacia la derecha, abajo girando el torso para tratar de tocar con la mano izquierda el pie derecho, luego vuelve a la posición original y repite el movimiento pero hacia la izquierda (para tocar con la mano derecha el pie izquierdo).

7. Toma una escoba y sitúa el palo detrás de la nuca, apoyándolo sobre los hombros y sujetándolo con ambas manos. Colócate con las piernas separadas y un poco flexionadas y comienza un movimiento lento de rotación de un lado a otro, con la cadera inmóvil.  Comienza lentamente y luego irás aumentado la intensidad y la cantidad de repeticiones.

8.
Es muy importante que siempre estés con el abdomen contraído ya sea sentada, caminando o de pie, debes erguir los hombros y colocar el cuello recto en su sitio. Puedes reducir centímetros simplemente si realizas veinte respiraciones profundas al mismo tiempo que controlas la postura y te relajas.

9. Tras la ducha diaria, es importante que apliques crema realizando un suave masaje que te ayudará a prevenir la flacidez. Puedes utilizar cremas reafirmantes y humectantes para realizar este masaje.

10. No olvides que para acompañar el ejercicio y lograr tus objetivos, debes comer muy sano, no te saltes ninguna comida del día, además intenta elegir alimentos con poco contenido calórico y tomar mucah agua o infusiones. También puedes tomar jugos de fruta natural pero sin agregar azúcar.

Puedes también visitar el link Cintura y abdomen envidiables sin salir de casa, en donde verás de manera más gráfica los diferentes ejercicios que puedes realizar para tonificar estas zonas de cuerpo.