¿Sirven las fajas reductoras para bajar de peso?

Fajas-Reductoras-Todos los días vemos por televisión, en la calle, cuñas en la radio, etc., avisos en donde salen mujeres con gorditos, que en minutos y solo con colocarse una faja apretada, quedan hechas unas súper modelos de portada de revista, pero que tan cierto es esto, es verdad que te ayudan a bajar de peso o simplemente es otro de los engaños relacionados con el lucrativo negocio que se llama “Bajar de peso”.

Puede que al momento si te ayuden a esconder esos gorditos que nos molestan, pero, es bueno utilizar este tipo de prendas. En el siguiente artículo podrás despejar algunas de las dudas más frecuentes acerca de este tema:

La mayoría de las fajas están fabricadas de materiales como el caucho, el látex, plástico, neopreno o vinilo, pero ninguna de estas prendas te ayudarán a bajar de peso o quemar grasa corporal por sí solas, de la única forma en la que puedes reducir esa grasita es mediante la reducción de ingesta de calorías y ejercicios localizados.

Recuerda sin interesar con qué clase de elementos o sustancias cubras la zona que quieres reducir: plástico, neopreno, vinilo, arcilla, barro, vendas empapadas en hierbas o minerales, etc. NO reducirás tu porcentaje de grasa corporal.

Algunos de esos productos o implementos pueden llegar a reducir ciertas medidas como por ejemplo, centímetros en la cintura, pero es temporal y no de grasa, sino de agua y otros fluidos, incluso, hasta podría ser, de masa muscular.

A pesar de no quemar por sí mismas la grasa corporal, ayudan a perder volumen eliminando el exceso de líquidos y toxinas en nuestro organismo gracias al efecto térmico y a la consecuente sudoración que producen, pero cuando te hidrates nuevamente, te verás igual que al momento de colocarte la faja. Tampoco está demostrado que ejerzan un efecto moldeador sobre el cuerpo, ya que para tonificar es imprescindible realizar ejercicio físico.

Pero si aún estás pensando en comprar una faja para reducir medidas, es recomendable que tengas en cuenta:

  • Antes de ponerte la prenda exfolia tu piel y aplica una crema reafirmante.
  • No utilices fajas, shorts o cualquier otra prenda demasiado ceñida pues podría entorpecer la circulación sanguínea y con ello empeorar la celulitis si es que la tienes. Además porque pueden provocar alteraciones en la respiración y generar cansancio, malestar e incluso mareo
  • Elije siempre materiales lavables y que no produzcan alergias en tu piel.
  • Si una prenda adelgazante te hace sudar en exceso, aparecen eccemas o manchas en la piel, deja de utilizarla ya que la excesiva deshidratación puede llevar a la pérdida de minerales y electrolitos indispensables para el buen estado de tu piel.
  • No uses la prenda por mucho tiempo y mucho menos para dormir, ya que puede generar problemas y bacterias.
  • Las fajas se deben elegir de acuerdo con tu talla y peso, para que no le generen incomodidad.
  • La faja la debes colocar desde la parte inferior del cuerpo, como si fueran medias veladas, y subirla poco a poco, en zigzag, jalando hacia arriba, ayudándote con las yemas de los dedos y asegurando un ajuste perfecto. Quitarla es más fácil porque la faja ya ha cedido algo.
  • Las prendas de control de uso diario se llevan inicialmente dos horas, luego tres y así se va aumentando el tiempo. No las uses para dormir ni hacer ejercicio.